Actualidad

Mejías recrimina la “tibieza” en la condena de los actos vandálicos de Arran y lo achaca a que los antisistema “son el socio preferente”

por csbarcelona — 1 agosto 2017 @ 14:17
Comparte

El grupo municipal apoya la iniciativa presentada por los restauradores y critica la inacción del gobierno y de Colau para desencallar el conflicto de las terrazas

Barcelona, martes 1 de agosto de 2017. La presidenta del grupo municipal de Ciudadanos (Cs) en Barcelona, Carina Mejías, ha recriminado la tibieza del gobierno municipal en la condena de los actos vandálicos de Arran, y lo ha achacado a que los antisistema de la CUP “son el socio preferente de Colau en el Ayuntamiento y de Junts per Sí en el Parlament”.

“La alcaldesa ha sido la primera en alimentar el discurso contra la turismofobia” ha criticado Mejías, por lo que “sus socios preferentes se sienten legitimados para ejecutar estos actos y provocar la alarma en todo el sector”. Unos actos que la líder de la formación naranja ha condenado sin paliativos. “Arran le está haciendo el trabajo sucio a Colau y por eso han tardado tanto en reaccionar”, ha añadido.

En cuanto a la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) presentada por los restauradores para reclamar la modificación de la ordenanza de terrazas, el grupo municipal de Ciudadanos ha mostrado su apoyo al sector como respuesta a “la inacción, el inmovilismo y el engaño del gobierno municipal”. Y es que para la regidora de Cs, el gobierno de Colau “no tiene voluntad política para modificar la ordenanza”.

“No hay propuestas, ni fechas de aprobación, ni detalles en la modificación” ha lamentado Mejías, después de tildar la reunión entre  el presidente del Grup Demòcrata en el ayuntamiento de Barcelona y responsable de la actual ordenanza de las terrazas, Xavier Trias, y el alcalde accidental, Jaume Collboni, de “escenificación entre el autor del desaguisado y el enviado de Colau”. También ha recordado que Ciudadanos ha presentado diversas iniciativas para desencallar la situación en los dos años que el conflicto lleva enquistado, pero que “la pasividad del gobierno municipal sigue arruinando negocios y generando pérdidas de empleo”.

Para Mejías, “la ciudad está sumida en un caos” puesto que en Barcelona “se es estricto y exigente con quienes cumplen la ley y condescendiente y permisivo con quienes la incumplen”. “Si soy alcaldesa habrá tolerancia cero con los que se salten la ley y la administración local no será un lastre”, ha concluido.

Volver a ACTUALIDAD